Servicios

Audiovisual

Audiovisual

Al trabajar con imágenes intento comenzar desde la receptividad y la exploración, para luego ir acotando el proceso en función de la búsqueda del cliente. Confío plenamente en la fusión entre la creatividad personal que surge del trabajo, en conjunto con un estudio atento y sutil de las referencias y guías que se me plantean. El objetivo es buscar conjuntamente qué diálogo se quiere lograr entre lo sonoro y lo visual.

Este fue mi primer contacto con el mundo audiovisual. En la materia «Música Incidental» de la carrera de composición, la propuesta de trabajo final fue hacer un montaje o un stop-motion de un minuto.

Como soy amante de esta última técnica, decidí hacer mi primer stop motion a la vez que mi primera musicalización de un clip de video.

Junto con dos colegas dibujamos cuadro por cuadro cada fotograma y después lo pusimos a funcionar digitalmente. Luego de esto agregué la música.

El resultado me dejó muy feliz porque fue una producción llena de exploración y entusiasmo por esta forma creativa nueva para mí.

El trabajo creativo en el cortometraje Fernández-Pratsch de Emiliano Spampinato fue muy placentero, ya que me resonó tanto temática como visualmente.

En esta producción hice la música de apertura usando como referencia la canción Yes sir, I can boogie de Baccara, música muy característica del estilo kitsch de los años 70′.

Encaré el trabajo desgrabando la melodía y armonía de todas las canciones que aparecen en el disco al que pertenece la referencia, para poder poder copiar el estilo de manera orgánica, sin repetir elementos puntuales.

De esta manera pude introducirme en el sonido y la retórica de esta banda y este estilo, que junto con el director fuimos ajustando a la estética que requería la película.

Producción

Producción

La producción es para mí una actividad de creatividad y pedagogía. Al trabajar con textos o músicas de otras personas intento encontrar qué se quiere decir, para poder decirlo de la manera más eficiente y orgánica. Busco compartir las herramientas y recursos que manejo para ponerme al servicio de la creatividad del cliente, a la vez que acompañar y cuidar el proceso creativo para que siempre sea placentero y motivante.

En 2020 se publicó el segundo número de la revista Hiper-sensible, titulado Sueñan los bots con ser poetas. En esta edición hay textos e imágenes referidos a la inteligencia artificial, pero desde una mirada subjetiva y poética.

El enfoque que decidí tomar para esta propuesta fue el de «dejar que la computadora haga la música». Evidentemente mediada por decisiones y diseños que surgieron de mi subjetividad encontrándose la del resto de lxs artistas.

Para esto exploré los algoritmos de randomización del Ableton Live 10. Este proceso implicó un abanico de posibilidades desde grabar sonidos y que la computadora los ordene, hasta producir cambios globales en los parámetros de la música a través de generadores de onda randomizados.

En este caso la convergencia entre textos, imágenes, diseño y música, dio como resultado una obra de arte colectiva de la que me llena de alegría haber sido parte.

http://hiper-sensible.com/issues/bots/

Después de haber publicado, Feria Migra ofreció a Hiper-sensible hacer una presentación del fanzine a través de youtube.

Para esto se me convocó junto con Florencia Vallejos (artista visual que participó del fanzine) para que hagamos una pieza audiovisual con los textos leídos y música.

Como se trataba de una reformulación de lo que habíamos hecho para la revista, decidí reformular también la música. Tomé todas las piezas y las adapté para que funcionaran con los audios de los textos leídos.

No quería que fuera sólo una música de soporte, entonces decidí también intervenir los audios, para que todo se fundiese de manera orgánica con la estética que habíamos planteado previamente en el fanzine.

Partituras

Partituras

Estuve en contacto con la partitura durante toda mi carrera, y a pesar de sus limitaciones, siento que es un medio muy útil y práctico para plasmar ideas musicales. Siempre que lo necesité escribí las partituras de los proyectos musicales que integré, así como también hice transcripciones por encargo para registro en S.A.D.A.I.C.

En esta música que compuse para el quinteto «Ñomo» utilicé el estilo de escritura académico propio del conservatorio, con el de la escritura de estilos más libres como el jazz o el funk.

Si bien hay improvisación y mucho margen para la modificación de lo escrito, busqué que ciertos elementos y sonoridades tuvieran la presencia que sentí que requerían desde lo compositivo.

Opté por una escritura en uno o dos pentagramas para sintetizar la parte general y las partichelas individuales, e intenté ser lo más preciso posible con el cifrado armónico para lograr la sonoridad buscada en cada momento.

En la creación de esta pieza, me acompañaron Juan Pablo Sciaccaluga y Ezequiel Valle desde la producción, así como también Hernán Cassibba y Fernando Moreno desde la interpretación.

Para mi tesina de graduación compuse una música híbrida, usando elementos y sonoridades del jazz y la música popular, en combinación con recursos y procedimientos de la música académica.

En esta música, como en muchas otras, comencé desplegando materiales de manera intuitiva y libre, para después ir ordenándolos en la forma global de la obra.

Como lo requería la consigna, hice también un trabajo de análisis sobre la partitura, donde decidí focalizarme especialmente en los procedimientos que empleé para la composición.

Resultó ser un desafío interesante componer desde el rigor del marco teórico, logrando el equilibrio entre la intuición y la razón o lo «explicable».

Sesionista

Sesionista

En los discos que grabé aporté desde la composición, así como también desde la interpretación. Trabajé con partituras tradicionales, cifrados, y también propuestas de música improvisada. En el caso de aportar como intérprete, siempre intento poner mi creatividad al servicio de la búsqueda artística de quien me convoca.

Durante mi formación como compositor tuve el gusto de ser convocado para tocar con alumnos de la carrera de instrumento en la cátedra de música de cámara de Haydeé Schwartz.

Ahí pude encontrarme de manera empírica con la interpretación de música de cámara, en este caso la suite Ma Mère l’Oye de Maurice Ravel. La preparación implicó un gran aprendizaje tanto a nivel técnico como también estético y compositivo.

Armar una obra es en cierta medida volver a componerla, y esto es una idea que siempre intento aplicar cuando se me convoca para interpretar música ajena. Intentando combinar la intuición con el análisis de manera orgánica y acorde a cada estética.

Los Miedos fue mi primera experiencia con la improvisación en vivo dentro del mundo del teatro. En esta obra, cada función es creada en el momento, y lo que se ensaya son los procedimientos y retóricas desde las cuales se genera dicha creación.

Junto con Sofía Brihet, en cada función hacíamos una música con la que empezaba la obra. Para esto usábamos nuestras voces, looperas, piano, guitarra, violín e instrumentos percusivos varios.

Incluso se daba la posibilidad de generar ambientes sonoros disparando pistas, así como también interactuar directamente con el resto de lxs actores.

Para mí fue un espacio de pura creatividad, despliegue y exploración. Un entrenamiento placentero y fluido en la presencia del acto creativo.

Con el quinteto «Ñomo» grabé mi primer disco. Lo hicimos junto con Jorge «portugués» da Silva y Norberto Villagra en el estudio Fort Music. Fue una experiencia única para la que hubo meses de preparación, y donde intenté explorar la improvisación desde distintos ángulos.

De los tres solos que grabé, uno decidí escribirlo casi por completo (The House is in Order), en otro me enfoqué en los motivos y melodías propios del tema, pero de manera libre (Jalapalusa), y en el tercero me basé exclusivamente en una búsqueda tímbrica y rítmica, empleando dos pedales de delay: uno para el teclado, y otro conectado a los micrófonos de aire del piano (Aguantá).

Esta búsqueda fue muy intensa e implicó mucho trabajo, pero resultó en un gran aprendizaje y crecimiento en las distintas perspectivas que se pueden explorar a la hora de improvisar musicalmente.

Junto con Juan Pablo Sciaccaluga y Ezequiel Valle compusimos y produjimos conjuntamente el disco «Decapiteitor», del cual los temas «Jalapalusa» y «Aguantá» son aportes compositivos propios. En este disco también grabaron Fernando Moreno en la batería y Hernan Cassibba en el bajo eléctrico.